Valoraciones de los clientes:

5/5
5/5

¿Por qué a mí?

La atención no se centra en la enfermedad, sino en la persona en su conjunto

Enfoque holístico de la medicina

Por un lado, la curación holística en la medicina china es la unidad del cuerpo y la psique. Esto se debe a que las dolencias físicas influyen naturalmente en el estado de ánimo y éste, a su vez, en la salud física.

La conexión de los órganos del cuerpo

Por otro lado, el concepto de holismo se refiere a la consideración de las interrelaciones entre los órganos. Porque todo en el cuerpo está conectado. Tomemos como ejemplo la migraña: el dolor se siente en la cabeza, pero el órgano responsable del dolor en la teoría de la medicina china es el hígado. Por lo tanto, es importante incluir el hígado en el tratamiento de la migraña. La enorme ventaja del tratamiento con medicina tradicional reside en la visión holística del paciente, ya que todos los aspectos de la existencia humana se incluyen en el diagnóstico y el tratamiento de la enfermedad. En mi tratamiento, la enfermedad no es un mero trastorno funcional de un órgano, sino el resultado de un desequilibrio entre las funciones orgánicas y el psiquismo.

Integración de la medicina tradicional y la moderna

Para mí, el holismo también significa ver la medicina moderna y la medicina tradicional como complementarias. Para algunas enfermedades es necesario tratarlas con la medicina moderna (entonces envío al paciente al especialista correspondiente). Esto se aplica, por ejemplo, a todas las enfermedades infecciosas de declaración obligatoria. A veces la medicina tradicional lleva ventaja, como en el caso de todos los pacientes que están «fuera de terapia», o dolencias para las que no hay un diagnóstico claro tras muchas visitas al médico, pero el paciente sabe que «tiene algo». Lo mismo ocurre con el dolor crónico. El tratamiento médico de enfermedades crónicas graves por especialistas puede complementarse de forma excelente con la acupuntura y otros métodos curativos naturales. Por ejemplo, el cáncer, la diabetes o la hipertensión, por citar sólo algunos. Esto depende del cuadro clínico individual. El bienestar del paciente siempre ocupa un lugar central.